hola@colegiomexicanodetrofologia.com
Dalia Martínez

Tutora Académica

Mensajeame

0

Cursos

0

CALIFICACION

Casa Profesores

Dalia Martínez

Comprometida con su profesión y con cada uno de los involucrados en los procesos de enseñanza–aprendizaje, es firme creyente de que la educación será el motor que guie nuestro camino personal y profesional, con 16 años de experiencia en el ambiente educativo como tutor, capacitador, diseñador instruccional, coordinadora de grupos técnicos de expertos, evaluadora de competencias laborales en 13 estándares de competencias. 

 

Es licenciada en Pedagogía por la Facultad de Filosofía y Letras UNAM.

Ha tenido formación en Desarrollo de Estándares de Competencia así como en Herramientas de gestión y comunicación en la nube. 

 

 Su experiencia se ha desarrollado en diseño instruccional, coordinación y tutoría de cursos dirigidos a docentes de educación básica de la Secretaría de Educación Pública así como en desarrollo de Estándares de Competencia para el Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales (CONOCER) para; ILCE, CONAFE, WISEN, Correos de México, Colegio mexicano de Trofología, PROFECO, Territorium Life, Instituto Mexicano de la Radio (IMER) y Radio Educación.

En la Ciudad de México, una de las pocas colonias que aún son consideradas pueblos, crecí con una hermana y tres primas, como tres hermanas más, amantes del baile, la música, aprendiendo a tocar instrumentos, la guitarra, el laúd, la melódica, por mencionar un poco, todo lo aprendimos juntas; bicicleta, patines, entre otras cosas, siempre en compañía de mi abuela, quien nos alentaba y hasta jugaba con nosotras y de mi estricto abuelo, mientras ella nos cobijaba, él siempre fuerte indomable y estricto.

 

En la vida no todo continúa, durante la adolescencia, llega un cambio de hogar, lejos de las personas que amo, de mis primas, de mis abuelos y así empieza una nueva aventura en el Colegio de Ciencias y Humanidades plantel sur, ahí comienza realmente la vida, las necesidades, pero también los éxitos, las virtudes, el crecimiento y la admiración.

 

Es en ese momento cuando decido comenzar mi vida laboral, ingresé a mi primer trabajo, cajera en una tienda de autoservicio, pero sin dejar los estudios, conocí gente nueva, relaciones nuevas y ocupaciones nuevas, compaginar ambas actividades era difícil pero muy satisfactorio.

Pasó un año y desafortunadamente me quedé sin empleo, fue una gran prueba, cursaba mis estudios en la Facultad de filosofía y letras y todo generaba gastos, afortunadamente, esto duró solo un par de meses, comencé a trabajar, como correctora de estilos, afortunadamente, encontré dos personas clave en mi vida personal y profesional, apoyándome siempre, enseñándome y motivándome a continuar tanto con los estudios como en el trabajo diario.

 

Así transcurrieron cinco años, pasé de ser correctora de estilos a auxiliar administrativo, pero un día, toman la decisión de cambiarme de área, ahora como Investigador Educativo por lo que me enfrento las dificultades de entrar a un proyecto en marcha, se suponía que solo iba a una entrevista y en ese mismo momento me convocaron a reunión, ahí comienza una nueva aventura, llena de retos, recompensas, aprendizajes, decepciones y de viajes.

 

Afortunada o desafortunadamente, mi trabajo cada día requería más responsabilidad, entrega, TIEMPO, mimo que no pude dedicar al estudio y sin darme cuenta, me fui alejando de mi querida Facultad, sin embargo, siempre hubo alguien que me alentaba a continuar, pero avanzar en una carrera, cursando una o dos materias por semestre es prácticamente imposible.

 

Mi enemigo pero aliado a la vez, el trabajo en el que amaba cada instante, cada reto, cada aprendizaje, pero me alejaba de lo que más anhelaba, mi carrera.

Sin darme cuenta pasaron los años, y caí en cuenta que mientras crecía profesionalmente, mi vida académica cada día se complicaba más.

Un día, descubrí que dado el retraso en mis materias, ya no me era posible continuar, oficialmente y con solo tres materias faltantes para concluirla tuve que abandonar mis estudios, un golpe muy duro, pero ya no había más que hacer, lo hubo, pero no lo hice a tiempo, hubiera podido cambiarme a un modelo a distancia, en línea o algo que me permitiera continuar, pero no lo hice, no me informé a tiempo y pensé, erróneamente, que sería eterno.

 

Por un momento, deje el tema, de hecho, pensé que jamás lograría un título, mientras tanto, mi desempeño profesional, seguía, soy y era la única persona capaz de desarrollar un Estándar de Competencias, coordiné un programa de certificación de dieciocho perfiles para correos de México, eso fue un gran proyecto que además me trajo recompensas personales, amigos, conocimientos y compañeros que hasta la fecha me siguen llenando el corazón y la vida de afecto pero sobre todo, la certeza de saberme capaz de coordinar proyectos grandes e importantes.

 

Todo parecía ir bien, sin embargo, seguía la espinita de terminar la carrera, busqué muchas opciones y encontré una opción en la Universidad de Guadalajara, en donde estudié y al fin culminé mi carrera universitaria, Licenciatura en Educación, pese a que agradezco enormemente la oportunidad y logré mi meta, siempre mantengo el hecho de que soy pedagoga y mi alma máter es, sin lugar a dudas, la UNAM.

 

Mi perfil laboral seguía mejorando, en el año 2016, me tocó coordinar un Grupo Técnico de Expertos para la elaboración de un Estándar de Competencias, de un tema completamente desconocido para mí, un diplomado de Trofología, realizar ese estándar fue todo un reto, tanto personal como profesional, elaborarlo no fue tarea fácil, nos encontramos con muchos, muchos obstáculos o personas que lejos de ayudarnos, parecían hacer lo contrario, mi función era solo coordinar al grupo para que el Estándar fuera autorizado, sin embargo pasó algo más.

 

En el camino de la elaboración, me fui empapando del tema, comencé a comprender su importancia, a admirar a esas personas que tanto compromiso con la salud y la mejora de hábitos tenían y por supuesto me pareció una función sumamente relevante en el mundo.

Después de mucho tiempo, de diversos obstáculos, mucho trabajo y compromiso de todos, logramos la autorización del Estándar de Competencias, lo que permitiría que las personas que estuvieran realmente comprometidas con la salud, la mejora de hábitos con Trofología pudieran tener un documento oficial que avalara su experiencia, considero que una gran función merece una gran recompensa.

 

Afortunadamente, la directora del Colegio Mexicano de Trofología, me invito a colaborar con ellos, a formar parte de un gran equipo de trabajo que me ha permitido un crecimiento integral, que me ha permitido integrar en mi vida un cambio de hábitos que si bien no ha sido al cien por ciento, sigo trabajando en una mejora completa, pero mientras ese momento llega, agradezco enormemente la oportunidad de crecimiento profesional, pero sobre todo personal.

 

Mi función en el Colegio Mexicano de Trofología, me ha dado grandes satisfacciones, soy Tutora Académica y a lo largo de los casi cuatro años que llevo aquí, me he llenado de experiencias invaluables, ver como algunos alumnos mejoran sus hábitos, su vida, como logran sus objetivos es increíble.

 

Además de tutora, tengo la fortuna de ser Evaluadora de Competencias, he participado en todos los grupos para certificación y en cada uno de ellos me impacta y me sorprenden las experiencias, el aprendizaje y evolución que logran, he constatado lo importante que es la función del Colegio y me siento muy orgullosa de formar parte de esta familia, de este grupo de amigos que comparten un poco de lo que son, de lo que saben y espero continuar así por muchos años más.

Any review founded
Cualquiera de los cursos asignados

Correo : hola@colegiomexicanodetrofologia.com

Teléfono : 55 6718 9720 

Ubicación : Ciudad de México

Contactar




    Select your currency
    MXN Peso mexicano